Para Manuelas y Manueles

Mi buen amigo Manuel, sin ser especialmente feo,  y sin ni siquiera proponérselo, recuperó su virginidad. Esto es algo que obviamente decidimos en nuestra logia mensual de colegas; primer punto del día, votación para otorgar el título de virgen al susodicho. Bastaba con mayoría simple pero la decisión acabó siendo unánime, y Manuel también votó.

Y yo hoy me pregunto, ¿cómo se puede acabar así? Al fin y al cabo mi logia es una logia normal, no hay ningún gigoló o “stripper” y tampoco vamos buscando el amor por las esquinas; nunca se nos ocurriría pagar para tener sexo, al menos no directamente. Para nosotros recuperar la virginidad es algo muy serio, estamos hablando de meses y meses de inactividad. No basta con unas cuantas semanas malas, ni con una ruptura sentimental que te deja en la estocada medio año. Un título así sólo lo otorgamos cuando la inacción y la voluntad coluden durante un periodo de digamos, mínimo, doce meses, un segundo cumpleaños, y esto es simplemente la norma general, aunque por ahora no hemos visto casos peores.

logia

He estado hablando con Manuel, de tú a tú, sin la logia de por medio, ya os podéis imaginar. Me moría de curiosidad y quería indagar los motivos y motivaciones que le han llevado a esta, bajo mi punto de vista, penosa situación. Quiero decir, que tenemos casi veinticuatro años, joder. Que si no es ahora, entonces ¿cuándo?; que si no eres tú, entonces ¿quién? y todo ese rollo.

Yo me esfuerzo por entender muchas cosas; puedo entender y entiendo que el asunto esté complicado; que la pandilla de la universidad menguó casi hasta lo exiguo; que uno salga del trabajo, muy cansado entre semana, y se quede sin fichas ni ganas de ir de kamikaze nocturno, que por otro lado es algo feo y dista mucho del ideal idílico amoroso que uno olvida con la olvidadiza de turno; puedo comprender que la oposición te pilló a contrapié, y el día que ibas a conocer a la mujer de tus sueños te tocó estudiar, que un opositor no puede pretender encontrar la estabilidad en su noche de descanso, cuando no puede mantener la suya propia, seguramente perdida en alguna que otra copa de más; que las amigas con derecho a roce ya no rozan como antes; que todas las que te gustan tienen novio y las que no te disgustan no lo acaban de dejar; que el destino es complicado y, que si existe, es difícil de explicar. Todo eso lo entiendo. Lo que no puedo entender es que me digas, Manuel, “No tengo que buscar. Cuando menos me lo espere, el amor de mi vida, llegará. Al fin y al cabo me tienen que querer como soy”.

Como eres, Manuel, llevas un año virgen. Que te acabamos de otorgar el título y votaste tú también, joder, espabila. Que cuando menos te lo esperes se te va el amor y se te va la vida. Personalmente, no conozco a nadie que esté verdaderamente contento con como es. Porque la gente quiere cambiar con el mundo, ya lo decía Sabina, si miras atrás, mañana es hoy. A algunas les da por estudiar portugués; un chaval cualquiera abandona la petanca, porque de eso no se puede vivir; el gimnasio cuelga el cartel de aforo completo, operaciones bikini en perpetuo progreso de nunca acabar; y hay otra que se pone tetas, proyección alta tipo H, y además lo autoriza su padre, que también pone la tarjeta. El cambio es inevitable. Hasta los más incautos encantados de conocerse a sí mismos cada día y sin ningún propósito de enmienda, con el tiempo, devienen en más gilipollas. Porque nadie se baña dos veces en un mismo río y si te van a tener que querer toda tu vida como hoy, mejor abandona ya, porque en unos años ellas, e incluso tú, sólo te pondrán odiar. Cambia, Manuel.

Búscale tres pies al gato de la casualidad, que tampoco tiene siete vidas, juégatela. Conoce a diez para quedar con una, multiplica los impactos, aumenta el tamaño muestral. Si merece la pena, insiste; si te insiste y merece la pena, aprende a dejarte llevar. No me vengas con la de más se perdió en Cuba y vinieron cantando, porque por alguna rendiría París, y te aseguro, saldría ganando, aunque yo prefiera empatar.  Ponte en sintonía, si crees que hace falta, con tu lado animal. Investiga, sal de tu pompa, vete por ahí, aprende geografía, reserva en restaurantes, enamórate de algo, vuelve al mar. Mira a ver lo que no quieres y lo que te podría gustar. Y, si algún día, te ves a las puertas de la lotería del qué pasará, ciérralas, no eches números al peligroso juego de ser tonto, abandona esa ruleta rusa que se llama inseguridad. Simplemente, Manuel, quiere queriendo ser mejor y cuando menos te lo esperes, no esperarás.

Para Manuelas y Manueles cansados de no querer saber lo que es buscar.

Atentamente,

Lambul.

Anuncios

4 comentarios en “Para Manuelas y Manueles

  1. ¿Dónde quedó el amante sin amada, aquel “escritor” en busca de la chica del metro de Argüelles?
    Discrepo contigo. No creo que sea necesario obsesionarse por tener “algo” de cualquier manera. Somos lo suficientemente humanos como para sentirnos plenos sin depender de “echar una canita al aire” de vez en cuando, ¿verdad?¿Acaso nos hace eso más felices o nos llena más como personas? Parece que vivimos condicionados por lo que la sociedad dicta -por el aquí y ahora- y en realidad pienso que nos estamos engañando tratando de sustituir por sexo cosas más importantes… ¿Se encuentra así el amor?
    Yo soy más Manuela, la verdad. No digo que recluidos en una celda vayamos a tener una aparición, pero a veces no quien más busca, más encuentra…
    No es fácil que Manuel encuentre a su Manuela – ni Víctor a su Victoria, ni Castillo a su Castilla- pero quizás cuando menos lo esperas…

    Me gusta

  2. Discrepo y pregunto. ¿Dónde quedó aquel amante sin amada, el escritor que buscaba a la chica del metro de Argüelles?

    En mi opinión nos dejamos llevar demasiado por lo que dicta “la sociedad” y en ocasiones nos olvidamos de las cosas verdaderamente importantes. ¿Acaso ha muerto alguien de abstinencia durante un año, dos o tres? Somos lo suficientemente humanos como para ser felices más allá de echar una “canita al aire” de vez en cuando. ¿A palo seco, sin mayor trascendencia sentimental nos hace más felices o permite que nos sintamos más plenos como personas? Creo que lo más grave es que sin darnos cuenta se recurre al sexo por moda como sustitución a otras cosas que quizás nos falten o simplemente por dejarnos llevar…

    Como ves, soy más Manuela y de veras pienso que, aunque no sea nada fácil, Manuel encontrará a su Manuela, así como Víctor a su Victoria o Castillo a su Castilla. Obviamente uno no puede recluirse en casa, pero veces no el que más busca más encuentra…

    Me gusta

    1. Estimada B:

      Siento si del texto se interpreta otra cosa, si es ambiguo o poco claro, pero era mi intención. Al menos parece que no te deja indiferente y eso para mí ya es un gran logro.

      No pretendo hacer apología del libertinaje y el desenfreno sexual, todo lo contrario. Más allá de bromas y ejemplificaciones que pueden parecer más o menos graciosas, el texto trata, no sobre la nueva virginidad de Manuel sino sobre su actitud. La solución que se le propone a Manuel no es “echar una canita al aire” porque ese no es el motivo de conflicto. De hecho, la logia otorga el título sólo cuando la inacción y la voluntad coluden, siendo inescindible la una de la otra.

      El texto, a mi modo de entenderlo, más bien habla del conformismo con uno mismo y del miedo al cambio que nos impide ver más allá, de la energía y alegría con la que uno debe afrontar la vida, del bloqueo sentimental autoimpuesto por muchos Manueles y Manuelas que se dejan en estos años muchas de las mejores oportunidades que tendrán. Habla sobre cambio positivo y búsqueda estática, trata, en definitiva, sobre la actitud que nos debe llevar a no estar de morros con la vida y que una logia nos otorgue el título de “virgen”, sobre la actitud que nos lleva a encontrar a la chica de Argüelles.

      Espero haberme explicado un poco mejor.

      Saludos,
      Lambul

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s