Bienvenido

Este será mi refugio, te invito y pago la cuenta. En Internet las cosas gratis siempre tienen su truco. Este es y será siempre un sitio sin publicidad, sin distracciones, sin el insulso botón de me gusta todo o no sé qué decir. Un lugar sin filtros o arreglos automáticos, tan limpio y directo que casi incomode.  Un bar improvisado y hecho a mi manera, abierto a todas horas y en todas partes. Cuando a mi mente le dé por viajar, aquí vendré a perderme para dar conmigo, quizás contigo, también. Te ofreceré letras y sólo letras: para leer, para escribir, para opinar, para compartir. Se podrá despotricar, especialmente cuando no sea necesario, le devolveremos la fuerza a lo escrito, nos encontraremos con el otro y le miraremos de frente con descaro. Palabras, eso es todo que importará aquí, y lo único.

Comencemos